Las Salinas de San Juan son unas salinas históricas ubicadas en el municipio de Saelices de la Sal, en la Mancomunidad Sierra Ministra de la Comarca Molina – Alto Tajo. Son propiedad del Ayuntamiento a través de la Fundación Naturaleza y Desarrollo FUNADER, que adquirió las instalaciones a sus últimos propietarios en 2003.

Un proyecto en curso, y totalmente escalable que ha llevado a este pequeño pueblo que apenas cuenta con 50 habitantes en invierno, a ser uno de los protagonistas del día de Guadalajara, en la tan esperada edición de FITUR 2021. Desde la Asociación de Desarrollo Rural Molina – Alto Tajo, colaboramos junto a otras entidades como la Diputación de Guadalajara para que este proyecto sea una realidad. Sigue leyendo y descubre el proyecto histórico, económico, medioambiental, turístico y social de las Salinas de San Juan, un mundo de sal sin mar.

Desde los celtíberos a BIC, un proyecto histórico

Las Salinas de San Juan forman un conjunto de inmuebles destinados a la explotación salinera que fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2007.

El origen de la explotación se remonta a los celtíberos quienes utilizaban la sal para el ganado y la forja. Si bien no hay documentos hasta 1203, sí que hay evidencia de que los romanos primero y los árabes después también las utilizaron. Durante la Edad Media y la Edad Moderna el control de las salinas recayó en el Rey de Castilla, pasando después a ser Patrimonio Real. Debido al impulso industrial que los Borbones realizaron en el medio rural en el siglo XVIII, las instalaciones de las salinas crecieron a lo que actualmente puede verse.

Fue en 1872 cuando se produjo la privatización de las salinas de Saelices de la Sal. Las salinas fueron adquiridas entonces al Estado por el célebre médico Anastasio García. Experto en homeopatía e hidrología médica, Anastasio encontró en Saelices su lugar de retiro donde permanece aún una bonita casa familiar.

Después de la Guerra Civil española, periodo en que las salinas sufrieron grandes daños, la explotación comenzó de nuevo a funcionar hasta los años 1970-1980. En 2003, el Ayuntamiento a través de la Fundación Naturaleza y Desarrollo (FUNADER), compra las instalaciones a los propietarios, y se inicia la restauración de las antiguas salinas tomando como modelo las construidas en el siglo XVIII.

El proyecto económico y social a través de la restauración y explotación de las Salinas

La primera restauración finalizó en 2008 y fue llevada a cabo por el MINISTERIO DE CULTURA, cuando se restauró el muro perimetral, el edificio de la noria donde se colocó una noria de madera tal como existía cuando el agua era extraída movida por una mula, se restauraron los dos recocederos y gran parte de las eras y caballones. Además, también se reconstruyó el almacén de la sal o Alfolí como antes de la guerra civil.

En los años de la crisis económica se paralizó el proyecto, pero en 2011, gracias a un convenio entre el AYUNTAMIENTO DE SAELICES y DIPUTACION PROVINCIAL DE GUADALAJARA, se reinició la rehabilitación que posibilitó la reanudación de la explotación de las salinas después de 40 años paradas y la creación de varios puestos de trabajo en la comarca que siguen a día de hoy, en concreto se mantienen 4 puestos de trabajo durante 6 meses. En 2021 los trabajos de rehabilitación se centrarán en la recuperación de balsas, paseos, albercas y canales y el recocedero.

Producto Gourmet 100% artesanal

En cuanto a la explotación y comercialización del producto, la sal extraída tiene distintos usos: una parte tiene como destino final su utilización en Plan Invernal de Carreteras provinciales, gracias a un convenio con la Diputación Provincial de Guadalajara mientras que otra parte se comercializa como producto culinario de alta calidad. 

 

 

La explotación para la obtención de sal se realiza de manera artesanal. Así se obtiene la Flor de Sal, su producto estrella para fines culinarios: a diferencia de las salinas situadas en el mediterráneo, donde la Flor de Sal se recoge al atardecer, aquí la tarea se realiza al amanecer y cuando no sopla viento para evitar que el grano de sal se hunda. El producto se comercializa con toda su pureza, sin aditivos y sin ningún tipo de tratamiento, lavado o refinado, conservando un sabor y propiedades únicas.

Junto a la actividad económica que suponen la producción y comercialización de sal, el proyecto de rehabilitación y explotación de las Salinas de San Juan implica el mantenimiento de un importante patrimonio histórico de la provincia, en torno al que el Ayuntamiento de Saelices de la Sal fomenta actividades turísticas y divulgativas, como la celebración de las Jornadas Blancas o Días de la Sal en la primera quincena de agosto.

Y es que ideas no le faltan a José Luis Sotillos, alcalde de Saelices de la Sal. Además de comercializar la flor de sal como producto gourmet y en restaurantes de alta cocina de Guadalajara o Madrid, ve también otras opciones de explotación de las salinas.

Unión Salinera de España S.A., la mayor empresa de explotación de sal en España, ya se ha interesado en la Flor de Sal. Además, se han establecido sinergias entre productores locales e incluido la Flor de sal en proyectos de delivery de cajas gourmet junto a otros productos de la provincia, como queso, pasta y pistacho.

Otra idea es un centro de baños de sal y barro en el antiguo cocedero y un centro de interpretación de las Salinas y tienda en la ermita, lo que generaría más puestos de trabajo.

Asimismo, el Ayuntamiento ha establecido contactos con Global Nature dentro de lo que sería un proyecto medioambiental para afincar en las salinas, aves que duermen de pie sobre balsas de agua.

También de corte medioambiental sería la creación de un jardín botánico específico de la zona pues en el entorno se dan especies como el plantago marítimo y otras especies marinas, herencia de hace más de 200 millones de años, cuando el Mediterráneo cubría este lugar.

A nivel turístico, las salinas son un enclave fotogénico único. El alcalde sería partidario de crear la ruta  turística ‘salinas de Guadalajara’ e incluirlo en la red de turismo ya existente ‘Paisaje Salinero de Europa’.

 

El pueblo: Saelices de la Sal

Y no sólo las Salinas, sino que seguiremos apoyando proyectos en el pueblo.

Desde la Asociación de Desarrollo Rural Molina – Alto Tajo hemos prestado apoyo a diferentes proyectos en Saelices: la restauración del antiguo horno de pan para convertirlo en centro social o el proyecto de restauración de la antigua fragua para convertirlo en un edificio para uso del Ayuntamiento. También, en Saelices, la participación en la rehabilitación de la Casa Rural la Boticaría, como ayuda a empresas privadas.

Como resultado global, un proyecto único en un enclave único, sostenible, que atrae turismo y genera puestos de trabajo a través de un producto excepcional y de la zona, las Salinas de San Juan un mar de sal sin mar.

Turismo

Las Salinas de San Juan se pueden visitar durante todo el año. Para concertar la visita hay que llamar previamente a los teléfonos 669581457 o 699538064. Durante la campaña de extracción de la sal (Junio a octubre) hay visitas guiadas, en las que se puede ver directamente cómo se cosecha la sal a la manera tradicional.

Más información: www.saelicesdelasal.com

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This