Probablemente oíste hablar o visitaste los campos de lavanda de la Provenza francesa, o te fotografías cada año en los campos de lavanda de la Alcarria, sin embargo, no conoces las plantaciones de lavanda situadas en las Parameras de Molina. Sigue leyendo, además de conocer un paisaje espectacular, te contamos cómo el cultivo de aromáticas en la comarca de influencia del ADR Molina de Aragón – Alto Tajo ha generado la implantación de dos nuevas empresas con una inversión en la zona de más de medio millón de euros.

Campos de lavanda en GuadalajaraEl cultivo de aromáticas en las Parameras del Señorío de Molina es un proyecto joven,- los campos más antiguos llevan plantados 4 años-. La plantación y recolecta del espliego era una actividad que se hacía tradicionalmente en la comarca a modo de pequeño complemento económico, una vez se había cosechado los cultivos más importantes, cereales, girasol… Un cultivo que se abandonó por su escaso peso económico.

Hoy Eloy Díez, socio participante en las dos empresas de aromáticas que han surgido en la zona, indica que los estudios de mercado revelan que cultivar aromáticas es algo más rentable que cultivar otros productos tradicionales de secano, como los ya referidos cereal o girasol.

Dos nuevas empresas en la comarca

Y hablamos de las dos empresas que ha generado el cultivo de aromáticas, dos proyectos LEADER, empresas con objeto social y actividad diferente pero complementarias: una de ellas, es una empresa agrícola propiamente dicha, dedicada a la plantación, cultivo y cosecha del producto- lavanda y lavandín principalmente – y la otra, nacida para dar servicio a la primera, es una destilería, donde transforman ‘lo verde en esencia’ según nos indica Eloy.

En efecto, primero se fundó Transformaciones Industriales De Aromáticas, SL.  formada por 6 socios, beneficiada con una subvención LEADER para ‘adquisición de maquinaria para servicios asociados al fomento y desarrollo de aromáticas’.

La empresa presta servicios de apoyo a los productores de aromáticas bien realizando tareas de asesoramiento, bien poniendo a disposición de los propietarios de terrenos, la maquinaria adecuada para la plantación, cultivo, recolección y transporte del producto picado a la destilería en la mayor brevedad posible. También realizan la gestión integra de explotaciones.

Transformaciones Industriales De Aromáticas, SL ha realizado una inversión de casi 128.000 mil euros, de los cuales LEADER subvenciona el 45%.

Aromáticas Del Piedra, SL. nació de forma complementaria y por pura necesidad. En el caso de las aromáticas, el transporte y destilado del producto recolectado ha de hacerse de forma rápida y en unas condiciones específicas para obtener esencia de calidad. Ello dio lugar a la construcción de una destilería para aceites esenciales.

La destilería, situada en la localidad de Tortuera, población estratégica para los agricultores de la zona, está participada por 9 socios y obtuvieron igualmente una subvención LEADER del 45% aunque en este caso se realizó una inversión total de 506.000 euros.

 

Una inversión muy importante gestionada por el ADR Molina de Aragón – Alto Tajo

Es una inversión que redunda directamente en el desarrollo de pueblos como Tortuera, La Yunta, Fuentelsaz, Cillas, Cubillejo de la Sierra y Prados Redondos, localidades donde se está implantando el cultivo de aromáticas.

Esta actividad económica ayuda a fijar población, además de la consolidación de los puestos de trabajo de los propios socios, la plantación necesita de personal extra y hay tareas manuales para las que también se necesita personal de forma eventual.

Sobre la regulación europea que pretende calificar el aceite de las aromáticas de producto químico en lugar de medicinal, Eloy propone ir de la mano del lobby francés. La Provenza francesa es una región con mucho peso en este sentido y esta normativa les afectaría muy negativamente a ellos. No sólo a Francia, hay países como Bulgaria que también podrían verse afectados. El trabajo conjunto puede evitar esa calificación.

El futuro de la lavanda en la comarca

Eloy ve el futuro equilibrado, con un crecimiento sostenido en el cultivo de alrededor de 70 hectáreas por año, algo menor a lo previsto en los planes de negocio iniciales, pues tanto el bajo consumo de perfumería durante la pandemia como la inflación actual hace que los productores sean más prudentes a la hora de realizar nuevas plantaciones, ‘la plantación es muy cara y la inversión es a futuro, a largo plazo’ apunta Eloy.

En cuanto a la aportación de esta actividad económica en el desarrollo comarcal, Eloy coincide con muchos otros actores de este territorio: ‘aquí la despoblación es acuciante, tratamos de generar oportunidades para seguir viviendo en nuestros pueblos, opciones para favorecer que no abandonemos, más que para atraer a nuevos pobladores’.

La lavanda y las aromáticas son cultivos sencillos, poco exigentes además de sostenibles a nivel económico, ambiental y social. Si se aumentan los recursos para mejorar el cultivo y las explotaciones, se siembra futuro.

Que el cultivo de aromáticas sea además motor de desarrollo y aumento de población en la comarca, Eloy lo plantearía en una segunda fase, fruto de un proyecto de unidad y cohesión amplio, que aúne el trabajo de empresas y administraciones, que transforme nuestros pueblos para que sean atractivos para otros y ponga en valor nuestra capacidad como territorio con una oferta completa de productos y servicios, más allá de la actividad que generan las aromáticas.

Y así con una mirada de esperanza nos despedimos de Eloy que sigue su actividad en plena recolección en un mar de color violeta de los campos de lavanda.

Molina de Aragón Alto Tajo: ‘Juntos por el Desarrollo Rural y el Futuro de nuestra Comarca’.

 

 

Share This